Los españoles junto a Gonzalo Pizarro al invadir a Chuquiago Marka, que era un pueblo compuesto de varios Ayllus destruyeron la Wak’a sagrada  de los Inka. Esta se encuentra sepultada debajo de la catedral, expulsando a sus habitantes, hacia los cuatro barrios indios como: San francisco, San Sebastián,  Santa Bárbara, San Pedro, mismos que expresan a los cuatro Suyus del Tawantinsuyu.

 

En cada ayllu o barrio todavía existían las Wak’a, una de ellas en el barrio de indios de San Francisco; que actualmente se encuentra sepultada debajo de esta iglesia, que por estrategia, los indios las esculpieron en los cuatro pilares principales de la portada. Cuatro mascarones con el rostro de Tiyawanaku, recordando a los cuatro Japu del Tawantinsuyu. La inquisición a través de la extirpación de idolatría, persiguieron, envenenaron y mataron a los seguidores de la Wak’a de los cuatro rostros.

Sus habitantes del barrio San Francisco, que posteriormente se llamó Ch’ijini, se mimetizaron y estratégicamente dibujaron los cuatro rostros en la imagen de un nuevo retrato llamado Jesús, para mantener estratégicamente la creencia y la costumbre de recordar a la Wak’a de los cuatro rostros.  Esta fiesta, se realizaba en la fiesta del Inti Raymi del solsticio del 21 de junio, recordando a la Wak’a con danzarines y músicos autóctonos.

 

Ante las prohibiciones de la iglesia católica contra la idolatría, estratégicamente se camuflaron, en las fiestas cercanas a San Juan, San Pedro, Espíritu y Corpus Cristi. Los periódicos de La Paz durante el siglo XX, enuncian a la fiesta del Inti Raymi como pagana, hereje e idolatra; preocupados las autoridades eclesiásticas pretendieron hacer desaparecer la fiesta de la Wak’a de los cuatro rostros. Los indios sutil y subterfujiamente crearon la fiesta del Gran Poder con fecha movible, cercana al 21 de junio para que las autoridades católicas no se den cuenta; pero como la expresión fue abierta, trataron de que la Wak’a sea representada por una imagen pintada de tres rostros, siendo los tres visibles y una que esta detrás que no es vista.

 

Fotografia: Cuadro de Gran Poder

 

 

 

Así luego se denomino entrada del Gran Poder, como la fiesta central, mayor y principal de la nación Aymara del Qollasuyu. La mayor parte de las comparsas, fraternidades, danzantes, músicos y participantes eran el cien por ciento Aymara, inicialmente del lugar, luego de las provincias posteriormente de otros departamentos, para demostrar el producto de las ganancias obtenidas durante el año, de la conclusión de sus ventas, de los propósitos y planes realizados que precisamente en estos días  terminan, para que nuevamente las actividades comerciales,  artesanales, laborales y otras formas de trabajos empiecen dentro de ese ciclo rotativo continuo, año tras año, claramente  en esta entrada se observará que sus participantes dejan las ropas viejas y muestran sus nuevas ropas, trajes y disfraces, cambiando de color en cada festividad,  nuevas coreografías, nuevas matracas y nuevos temas musicales, eso es dejando las cosas pasadas y recibiendo las cosas nuevas que vendrán. Esa es la expresión típica del año viejo que se va y del año nuevo que viene en la fiesta del Inti Raymi que se denominara entrada del Gran Poder, entrada al año nuevo.

 

En la diana en el amanecer del día  domingo, antes que salga el padre sol inti tata,  subterráneamente  se recibe los primeros rayos solares, ch´allando a la Pachamama, sirviéndose con un exquisito plato de fricase, con otra entrada mostrando sus nuevos trajes, donde se recibirá al nuevo pasante que realizará sus actividades desde este nuevo Inti Raymi.

 

Los sacerdotes católicos creen que van por la devoción a Jesús y a la iglesia  ¡eso es una gran mentira! , ellos van a mostrar su nuevo vestuario, su contacto y compartimiento con los demás, su participación colectiva, la distribución de ganancias expresadas en la creación de la diversas fuentes de trabajo hasta convertirlo  como una nueva “industria aymara del Gran Poder” que crea fuente de trabajo de toda índole desde el heladero, al sastre, el dueño del local al músico y otros.

 

Esta forma de expresión nos muestra que todavía existe el Inti Raymi  en el Gran Poder, de manera oculta, que ahora tratan de llamar la festividad del “señor jesus del Gran Poder” que anteriormente se denominaba “entrada del Gran Poder”, por que realmente es la muestra del Gran Poder Aymara  que va ocupando espacios de la periferia hasta el centro citadino que nos indica que debemos tomar el poder en el centro de esta ciudad que expresa a todo el estado, motivándonos a ocupar el poder total del Estado Plurinacional actual.

 

 

 

Por tanto en nombre del estado Real de Tawantinsuyu les saludo a todos los que festejan la entrada del Gran Poder de los cuatro rostros del Japu Pachaqamaq

 

Atentamente: Inka Waskar Chukiwanka

 

Chuquiagu Marca 10 de junio 2017

Choqeyapu Marka, a los 35 dias del mes de las hormigas, 160.524 años del Quinto sol .